domingo, 15 de febrero de 2015

Kiko Casilla y Sergio García héroes pericos


Por Adiran Gómez (@Adiran_Gómez3)

El Espanyol dio un golpe en la mesa y consolidó con una importante victoria, el buen estado de forma por el que atraviesa, a pesar de que los catalanes no hicieron un buen partido. El conjunto de Sergio González se llevó los tres puntos de La Rosaleda, tras imponerse 0-2 en un encuentro en el que hubo de todo. Álvaro, merced a un gran remate de cabeza y Sergio García, culminando una contra en el último minuto, dieron la victoria a unos pericos que terminaron con diez.

El partido se presentaba como una gran oportunidad para los malacitanos que llegaban al encuentro sembrando numerosas dudas, no está siendo el Málaga que maravillo en la primera vuelta. Javi Gracia sacó un once de garantías, en el que destacaba la presencia de Juanmi como único delantero en detrimento de Javi Guerra, que si fue de la partida en la segunda parte. El partido comenzaba con el empuje de los de la Costa del Sol, que llegaban con insistencia por las bandas, gracias a las constantes subidas tanto de Rosales como de Boka. La primera ocasión clara llegaría en el minuto 9 de partido cuando el remate de Samu se marchó alto. Pero pronto esa insistencia iría decayendo, el partido se encontraba sin dueño, ambos equipos muy imprecisos no encontraban la fórmula de dar varios pases seguidos y controlar la posesión. 

En otro pequeño arreón, los locales iban a gozar de una buena oportunidad para adelantarse en el marcador, pero apareció la figura de Kiko Casilla, que sería uno de los grandes protagonistas del partido. Fue en un rechace de un córner a favor de los malacitanos, cuando Amrabat se encontró en la frontal un balón y no dudo en mandar un fuerte derechazo al que respondió aún mejor Casilla, sacando una buena mano y evitando el posible gol. El Málaga, se iba apagando con el transcurrir de los minutos y era el equipo catalán el que poco a poco comenzaba a rondar el área de Kameni. El empuje espanyolista estaba dirigido por el de siempre, por el capitán, por Sergio García, que una vez más fue de los mejores de los visitantes, en un partido bastante espeso del equipo dirigido por Sergio González. 

Cuando parecía que iban a dejar los goles para la segunda parte, llegó el gol del equipo perico. Fue el central Álvaro, con un precioso cabezazo que se coló por la escuadra de un Kameni que por mucho que se estiró no pudo alcanzar el esférico. Mención especial al gran balón servido por Salva Sevilla. Una falta lateral lejana que el ex del Betis transforma en medio gol. 

Con esto se llegó al término de los primeros 45 minutos. Uno de esos llamados goles psicológicos que dejo un tanto tocado a los locales.

La segunda parte solo iba a tener un color, el blanquiazul del Málaga. Un acoso y derribo sobre la portería de Kiko Casilla que desgraciadamente para los malacitanos, no tuvo recompensa. Tras la reanudación los de Gracia buscaron el gol con insistencia, y lo iba a encontrar. En el minuto 66 de partido, en una acción muy similar a la del gol perico iba a llegar el gol anulado por fuera de juego a Angeleri. Centro medido de Boka que remata, en posición ilegal el central argentino. Se estaba mereciendo mucho más el Málaga que en el minuto 72 a punto estuvo de recibir la sentencia por medio de una gran volea de Abraham que no entró en la portería de Kameni por poco.


Siete minutos después se produjo un cambio de importante relevancia en el partido. Se marchaba Víctor Sánchez y entraba al terreno de juego el central Colotto. No iba a durar ni dos minutos en el terreno de juego. Corría el 81 de juego cuando Javi Guerra recogía en la frontal un balón mal rechazado por Casilla, y si portero pegaba un latigazo que se estrellaba en el palo. Tras unos segundos de duda, el árbitro del encuentro señalaba penalti por mano. Era precisamente Colotto el que en el disparo de Javi Guerra se lanzaba cual portero y tocaba ligeramente el balón con la mano evitando así el gol del nueve malacitano. Penalti y expulsión. 

Llegaba el momento en el que el héroe del Espanyol debía sacar a relucir sus poderes, y lo hizo. El encargado de tirar el penalti fue Amrabat, que no lo lanzó muy bien y Kiko Casilla adivinó el lanzamiento. El Málaga no bajaba los brazos y seguía acosando constantemente la portería perica por medio de constantes balones al área. 

Pero a veces el fútbol es muy injusto, y posiblemente ayer se cebara con el Málaga. Los locales no paraban una y otra vez de intentarlo, pero de nuevo el premio del gol iba a tocarle al Espanyol. Llegábamos al 93 de partido cuando en una contra Sergio García aprovechaba un buen pase interior para batir a Kameni y sentenciar definitivamente el partido. El capitán periquito no lo celebró. El motivo una lesión. El “nueve” tras recibir un fuerte golpe de Kameni, se tiró al suelo con evidentes signos de dolor. 

De esta manera concluyó un partido en el que el Espanyol se llevó tres puntos muy importantes que le sitúan 8º con 29 puntos y ya tiene en su punto de mira precisamente al Málaga que se queda 7º con 35.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada